Ultraviolette F77: el futuro era esto

Moto eléctrica india Ultraviolette F77

Una de las cosas más emocionantes de las motos eléctricas es que, de algún modo, son como un salto en el tiempo, como viajar en el DeLorean junto a Michel J. Fox.

El cambio de paradigma que estamos viviendo, de las motos de gasolina que todos conocemos a los modelos impulsados por electricidad, ha animado a muchos emprendedores de todos los rincones del mundo a hacer realidad diseños que hace pocos años parecerían sacados de una película de ciencia-ficción.

Un gran ejemplo de esto lo representa la marca de la que vamos a hablar hoy: Ultraviolette Automotive.

Esta nueva compañía nace en la India, en 2018, con la idea de fabricar motos eléctricas de carácter deportivo, acabados de primer nivel y una ingeniería de construcción digna de la industria aeronáutica. Esto, que ya es un buen elevator pitch, además contrasta especialmente en un país como ese, donde aún es demasiado habitual ver por las carreteras escenas como la siguiente…

5 personas y un perro sobre una moto en la India

Este tipo de escenas en moto siguen siendo habituales en ciertas partes de la India

Sin duda, la India es un país de extremos, además de enorme e hiperpoblado, donde cohabitan la pobreza más al límite y la vanguardia de la tecnología; las burradas sociales más salvajes (está considerado el lugar del mundo más peligroso para las mujeres) con algunos de los mejores ingenieros informáticos del planeta.

Pues bien, en este peculiar entorno, en el que, en lo que a motocicletas se refiere, parece que llevan 40 años de retraso respecto al resto del mundo, y lo que más se vende son sencillos modelos de cuarto de litro refrigerados por aire, resulta increíble que surja un proyecto como el que vamos a tratar en este artículo.

La primera moto eléctrica india con vocación global

Narayan Subramaniam y Niraj Rajmohan son los fundadores de Ultraviolette Automotive, dos jóvenes indios que abandonaron sus cómodos puestos de trabajo para lanzarse a perseguir su sueño.

Narayan Subramaniam y Niraj Rajmohan, CEO's de Ultraviolette Automotive

Narayan Subramaniam y Niraj Rajmohan, CEO's de Ultraviolette Automotive

Su idea era crear una motocicleta eléctrica, que fuera moderna y de diseño puntero, pero que pudiera satisfacer las necesidades de los usuarios de su país, compitiendo por encima de los motores de 250cc (que allí ya se consideran media cilindrada) y que estuvieran preparadas para circular por carreteras adversas, que son comunes por aquellas latitudes.

Y todo esto, además, dentro de un rango de precio muy asequible, que cifraron en el equivalente a unos... ¡4.000 $! Esa cantidad, que para el mundo occidental se puede considerar incluso baja, en la India situaría a este modelo en la parte alta de las tarifas para los estándares asiáticos.

Nuestros dos protagonistas viajaron a Estados Unidos y se dedicaron a experimentar todo lo que pudieron la vivencia de circular con vehículos eléctricos: las sensaciones, el uso en el día a día, los procesos de carga, la gestión de las baterías… Y después de eso, con las ideas claras, volvieron a su país y se pusieron manos a la obra.

Ingenieros trabajando en el chasis de la Ultraviolette F77

Dos ingenieros de Ultraviolette Automotive estudiando el chasis de la F77

Un tiempo después, en 2019, el prototipo de la Ultraviolette F77 veía la luz y era anunciado al mundo. Y, la verdad, no se puede decir que el resultado de su trabajo sea cualquier cosa. Si nos hubieran dicho que es una moto de KTM, nos lo creeríamos al 100%.

Resulta evidente que este modelo tiene sus objetivos puestos mucho más allá de las fronteras indias.

F77: un aspecto rompedor y una ficha técnica sobresaliente

¿Qué tiene para ofrecernos este primer modelo de Ultraviolette Automotive? Bueno, pues para empezar, unas cifras bastante contundentes.

Ultraviolette F77 color rojo láser

Como es habitual en los modelos eléctricos, nos encontramos con un par motor desproporcionado respecto a las cifras que desarrollan las motos de gasolina, mientras que la velocidad máxima (muchas veces limitada electrónicamente por cuestiones de autonomía) sí suele ser más acorde a los valores a los que estábamos acostumbrados.

Así pues, el motor central de la Ultraviolette F77 desarrolla 25 kW de potencia (33,5 CV) y transmite a la rueda trasera la friolera de 450 Nm, una salvajada (90 Nm el motor). La velocidad máxima declarada, sin embargo, es de 147 km/h, una cifra más que de sobra para todo uso, sin ser una exageración. Además, cuenta con marcha atrás de ayuda al estacionamiento.

En cuanto al apartado de baterías, hay que decir que están desarrolladas por la propia empresa, con tecnología patentada. La F77 tiene un elegante compartimento lateral de apertura y cierre automáticos, que da cabida nada menos que a tres baterías independientes, para una capacidad máxima de 4,2 kWh.

Puerto de baterías de la Ultraviolette F77

Puerto de baterías lateral (con apertura y cierre eléctricos) de la Ultraviolette F77

Hay que decir que dichas baterías están ‘rugerizadas’, es decir, preparadas para aguantar todo tipo de inclemencias: desde polvo y agua (grado de protección IP67) hasta 2 toneladas de peso sobre ellas.

Interesante 🤔

En cuanto a su rendimiento, en teoría, permitirán una autonomía de entre 130 y 150 km, y podrán cargarse al 100% en 5 horas si se trata de un enchufe convencional o en tan solo hora y media si se utiliza un conector de carga rápida.

La verdad es que sorprende saber que hay tres bloques de baterías, pero es una solución realmente inteligente para permitir la carga en casa. Si fuera sólo un bloque, probablemente no habría dios que lo sacara de la moto, y sería fijo, condicionando las opciones de recarga.

Otro punto interesante es que no hará falta montar las tres baterías juntas para salir a rodar, lo que también permitiría cierta gestión del peso, el cual, por cierto, no es tan bajo como esperaba: son 158 kg en vacío, que no es poco (doy por sentado que la expresión 'en vacío' en motos eléctricas significa sin baterías, pero no está muy claro en este caso). Junto con las baterías, el peso total ya se acercará peligrosamente a los 200 kg.

Ultraviolette F77 en circuito

En su diseño se deja muy claro que se han tenido como referencia los altísimos niveles de exigencia que se aplican en el mundo de la aviación. No queda muy claro en qué se traduce eso exactamente, la verdad, si bien personalmente me parece que es una moto espectacular, de líneas limpias, futuristas y armónicas.

Otro punto en el que se hace mucho énfasis por parte de Ultraviolette es el software de la moto, que usa Linux como base de su sistema operativo, y a través de su display digital permitirá controlar todos los parámetros del motor, las rutas y las baterías, así como cambiar los 3 modos de conducción que incorpora: Eco, Sport e Insane (muy chistosos estos indios).

Por supuesto, también se podrá hacer todo ello desde el móvil con sus respectivas apps para Android e iOS.

Por último, hay que destacar que el chasis, totalmente oculto, es de tipo Trellis (multitubular), combinando unas partes de acero con otras en aluminio. Y en la parte ciclo, de momento se desconocen los proveedores, si bien monta horquilla invertida delante (con una funda afilada que le queda espectacular) y monoamortiguador ajustable detrás, sin más datos al respecto.

Ultraviolette F77 color blanco lightning

En el apartado de los frenos, hay que decir que contará con la ya habitual frenada regenerativa, y que la pinza delantera será radial, de 4 pistones, mientras que en la rueda trasera montará una pinza flotante convencional de un solo pistón. Tampoco se conoce por el momento el fabricante de estos componentes (en el prototipo eran ByBre, eso sí).

Qué hay de real y de humo en la Ultraviolette F77

Por desgracia, en el mundo de las motos eléctricas ya nos hemos acostumbrado demasiado a ver muchos prototipos llamativos, apenas un puñado de renders 3D hechos por estudiantes con mucha más ilusión que medios, que al principio prometen cifras escandalosas, dignas de romper el mercado, y luego… nada.

Acaba pasando el tiempo, el proyecto no se actualiza, no se ofrece más información, y cuando te quieres dar cuenta, han pasado tres años desde que lo anunciaron al mundo y nadie se acuerda de ello. Un claro ejemplo fue la moto eléctrica Vigo, de la que ya hablé hace un tiempo.

Ultraviolette F77 parte trasera en circuito

La cuestión es: ¿será esta F77 otro engañabobos prometedor más?

Claramente, no.

¿Por qué? Para empezar, la moto existe. No es sólo un gráfico en la pantalla. En 2019 ya se fabricaron los primeros prototipos reales y algunos privilegiados pudieron probarla en circuito (te dejo abajo el vídeo).

Aparte de eso, si bien el coronavirus trastocó sus planes, como le ha pasado al 100% de las marcas, a mediados de 2020 hubo otra presentación física a la prensa en la que pudieron rodar con ella y hacer multitud de fotos.

Por último, Ultraviolette Automotive no es una empresa fantasma ni un taller perdido de la mano de dios. Tienen un edificio propio y allí trabajan unas 50 personas. Además de eso, la marca de motos india TVS compró a finales de 2020 casi el 30% de sus acciones (hablamos de un gigante que, aparte de despachar millones de motos anuales, fabrica para BMW sus modelos de 310cc).

Ultraviolette Automotive headquarters

Cuartel general de Ultraviolette Automotive en Bangalore (India)

Y no sólo eso, sino que hace muy poco también ha recibido financiación de la firma de capital riesgo GoFrugal para empezar con la fabricación (que será en la India y no en China, como es habitual) y el lanzamiento final de la F77.

Con todos estos datos, es fácil concluir que esta moto llegará al mercado. Exactamente cuándo, no lo sabemos, pero mucho se tiene que torcer la cosa para que no ocurra. Yo apostaría a que lo hará en 2022, pero esto es pura especulación.

Eso sí, lo de ofrecer una moto eléctrica como esta, de prestaciones ya considerables, y con esos acabados, por el equivalente a 4.000 $... no se lo cree nadie. Difícilmente será ese el precio en la India, pero lo que te aseguro es que ni de risa podría venderse aquí a ese precio tan bajo. Es más, me atrevería a decir que ni por 7.000 €. Y si no, ya lo veremos.

En cualquier caso, por favor, que la traigan a Europa, cueste lo que cueste. Aquí tiene muchas más opciones de triunfar.

Y sin más que contar por ahora, te dejo con su página web, que te recomiendo visitar, y con un par de vídeos interesantes: primero una de las pruebas al prototipo de 2019 y luego un pequeño paseo de uno de los fundadores en enero de 2021.

Pablo Ortiz
¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

Si te gusta lo que ves, apúntate y recibirás un aviso en tu correo con las novedades de Akira Motos. Y si no te gusta, pues no, pero te sigo queriendo igual (o puede que no, pero no importa)

Lo siento, pero tu dispositivo es demasiado pequeño para reproducir adecuadamente el portal web de Akira Motos.

Por favor, inténtalo de nuevo desde un móvil de mayor tamaño, una tableta o un ordenador.

Si el problema sigue sin resolverse, por favor, escribe a info@akiramotos.com y haré todo lo posible por ayudarte.

Disculpa las molestias.