La belleza de mandar a la mierda a las gasolineras

Gasolinera abandonada (II)

Durante más tiempo del que cualquiera de nosotros puede recordar, los conductores de prácticamente todos los vehículos a motor que han existido sobre la faz de la Tierra hemos sido esclavos del petróleo. Esta materia prima es necesaria no sólo para alimentar cualquier tipo de transporte, sino para fabricar gran parte de lo que nos rodea.

Del petróleo y de las ventajas de olvidarnos (parcialmente) de él hablaremos hoy. Y con este artículo comenzamos una serie de artículos que he decidido llamar…

Factores para decidir la compra de una moto eléctrica - Factor nº1: el ahorro en combustible

El negocio del oro negro ha sido, probablemente, el más rentable de la historia, quizás sólo por detrás del tráfico de drogas... o puede que ni eso. Tampoco creo que haya nadie capaz de calcularlo con exactitud, pero desde luego, entre los negocios legales, sin duda, ha sido el más lucrativo durante los últimos 150 años.

Ocaso con maquinaria petrolífera

El ocaso de las petroleras is coming  (Imagen: Zbynek Burival)

A nivel global, el control de los recursos petrolíferos ha provocado (y sigue provocando) guerras y tensiones políticas por todo el mundo, mientras nosotros, en nuestros tranquilos hogares, hemos ido pagando el litro del preciado líquido que mueve nuestros vehículos, a cualquier precio que nos indicaran, fuera el que fuera.

Y este abuso de poder ante un producto esencial se ha cometido siempre con la complicidad de todos los gobiernos de la historia, que, sin rechistar, aprovecharon de manera sibilina esta dependencia de la sociedad para sacar dinero de todo lo que se moviera, literalmente.

La pasta que se lleva el Gobierno cada vez que arrancas tu moto

En el momento de escribir esto, el 58,1% de lo que pagas por cada litro de gasolina se lo lleva el Estado (54% en el caso del diésel).

Me cago en la leche… ¡¡el 58 por ciento!! ¿Te das cuenta de lo que es eso?

Dicho de otro modo, si la gasolina cuesta hoy alrededor de 1,20 €/L, que sepas que Hacienda se lleva casi 70 céntimos por cada litro que le eches al depósito. Y si el precio sube, pues más se llevan, obvio. No es mal negocio, ¿eh? Y ahora, sabiendo esto: ¿quiénes crees que son más cabrones: Repsol, Cepsa y compañía o el Estado? Yo lo tengo bastante claro.

Y es que sólo hay dos cosas seguras en esta vida: la muerte y los impuestos.

Manos ofreciendo dinero

Tome mi dinero, señor político. Estoy seguro de que con usted estará en buenas manos.
(Imagen: Christian Dubovan)

Esto, en resumidas cuentas, ha sido siempre un disimulado atraco mensual a las clases medias y bajas. Además, es un impuesto que prácticamente nunca se menciona en los medios, lo cual es muy extraño, ¿no te parece?

Y sí, claro que los ricos y acomodados también pagan por el combustible, pero esto no es un impuesto proporcional. Se le cobra lo mismo al que está en paro que al que gana 10.000 € al mes, pero al segundo le da igual pagar 1,20 € por el litro de gasolina que pagarlo a 5 €, como si fuera aceite de oliva virgen extra.

Sin embargo, para una familia modesta, el transporte puede suponer un gasto enorme, al que ha de añadirse el IVA que ya pagan por su vehículo al comprarlo, al impuesto de matriculación, al de circulación, a las revisiones, a la ITV obligatoria, a los peajes de las autopistas, a las tasas de tráfico por cualquier tontería…

En fin, un viacrucis de impuestos por doquier, al que nos sometemos porque no hay mucha escapatoria. Bueno, sí, puedes ir en bici y te libras de todo eso, seguro. Ahora, no sé yo si para ir a hacer la compra semanal con la familia te va a resultar de gran ayuda.

Por esto y mil razones más, sin duda, saber que hoy podemos despedirnos de las gasolineras es un momento épico, glorioso, una pequeña venganza.

Ahora bien…

¿Cuánto dinero se ahorra (de verdad) en combustible con una moto eléctrica?

Buena pregunta. Hagamos números con una comparativa.

Vamos a coger por un lado una moto de 125 centímetros cúbicos. Suelen ser perfectas urbanitas, con ciertas capacidades para salir de la ciudad, pero tampoco excesivas. Lo más habitual es que su velocidad máxima esté entre 100 y 110 km/h (las hay que corren un poco más y también otras que menos) y su consumo, dependiendo de lo agresivo que seas con el acelerador, lo podríamos situar entre 2 y 4 litros a los 100 km.

Ok, en lo que nos importa para esta comparación, nos quedaremos con un valor medio de consumo de 3 litros a los 100. Vamos a suponer también que nos centramos en un uso eminentemente urbano. ¿Por qué? Pues, básicamente, porque es el entorno en el que más sentido tiene dar el paso a la movilidad electrificada.

Por el lado de las eléctricas, podemos fijarnos, por ejemplo, en la Super Soco TC Max, que es una motocicleta equivalente en potencia a una 125, y además, una de las opciones más populares e interesantes bajo mi punto de vista. Y ahora veremos por qué.

Super Soco TC Max

Super Soco TC Max, una de las motos eléctricas más interesantes del mercado  (Imagen: Super Soco)

La TC Max declara una autonomía de 110 kms por recarga. Dado que el recorrido que vamos a estudiar es por ciudad, damos por hecho que esos datos de autonomía se acercarán mucho a la realidad, ya que una moto eléctrica, donde menos batería gasta es callejeando. Esto nos facilita la igualdad de la comparativa porque así podemos estudiar lo que nos cuesta hacer 100 km con ella.

Si el litro de gasolina está, aproximadamente, en un euro con veinte céntimos (1,20 €), recorrer 15.000 km con la moto de 125cc nos saldría, como mínimo, por unos 540 € en combustible. A continuación, los cálculos en detalle:

3L a los 100 km suponen 3 x 1,20 € = 3,60 € que cuesta hacer 100 km.

15.000 km / 100 = 150 bloques de 100 kilómetros

150 x 3,60 € = 540 € de gasto en gasolina para hacer 15.000 km

Y ahora veamos...

Cuánto gasta una moto eléctrica en electricidad

Hacer este cálculo requiere también de algo de generalización porque, como ya indiqué en un artículo anterior, esto va a depender un poco de en qué momento del día hagas la recarga de la batería y de si tienes contratada una tarifa óptima para tener un vehículo eléctrico.

Supongamos que hemos hecho los deberes y lo tenemos todo controlado.

Ok. La Super Soco TC Max tiene una batería que proporciona 3,9 kW/h (kilovatios/hora), que es lo que declara la marca. Normalmente ese dato suele ser el pico de potencia. Los valores medios suelen estar un poco por debajo, pero nos quedaremos con la cifra más elevada para ponernos en el peor de los casos.

Para calcular cuánto nos costaría recargar esa batería, tenemos que multiplicar lo que nos cuesta a nosotros el kilovatio/hora (dato que ha de venir reflejado en tu factura de la luz) por la cifra anterior.

Una tarifa ‘Supervalle’ nocturna está alrededor de los 8 céntimos por kW/h, pero sumando impuestos especiales más el IVA (la sanguijuela del Estado siempre ahí...), al final queda por encima de los 10 céntimos. Así que, para ser lo más justos posible, dejaremos la cifra final en 0,11 € por kilovatio/hora.

Por lo tanto, el coste de recargar la TC Max al completo (y, por tanto, de poder hacer unos 100 km por ciudad) es de 0,11 € x 3,9 kW/h, lo que nos arroja un valor final de unos 43 céntimos.

Un ahorro que no te hará rico, pero que no está nada mal

Si hacemos el cálculo con la cifra escogida de 15.000 km, vemos que con la Super Soco nos costaría alrededor de 64,5 €, lo que es menos de la octava parte de gasto que con una motocicleta de 125cc de gasolina (540 €). El ahorro aproximado sería de unos 475 € haciendo 15.000 km.

Por supuesto, intentar hacer una comparación así es muy delicado porque hay mil variables en juego que podrían modificar los cálculos. No obstante, espero que te sirva de orientación.

Tabla comparativa: moto 125cc contra Super Soco TC Max

Si mañana sube el litro de gasolina (y su precio es mucho más volátil que el de la luz); si siempre vas con el acelerador a tope como si te persiguiera la muerte; o si, en vez de tener una 125, lo que tienes es un Yamaha T-Max o una enorme trail (de esas de aventurero chulísimo que no ha visto el barro en su puta vida), las cifras pueden empeorar mucho… pero mucho, y siempre en contra de la moto de gasolina.

Sólo en el caso en que el trayecto habitual fuera principalmente por autovía, las cosas serían un poco menos beneficiosas para las motos eléctricas. Pero sólo un poco. La diferencia del coste de recarga seguiría siendo imbatible. Otra cosa es que hablemos de autonomía u otros factores, pero en coste de desplazamiento no hay victoria posible para el motor de gasolina.

Además, también hay muchas motos eléctricas con un enfoque aún más urbano que la TC Max, que llevan baterías con una cifra de potencia bastante inferior, lo que repercute en costes de recarga que pueden irse a cifras irrisorias de 20 o 30 céntimos.

También he fijado para las motos de gasolina un gasto muy contenido de 3 litros a los 100… pero todo sabemos que puede ser tranquilamente el doble por ciudad (y más), dependiendo del modelo que lleves y su cilindrada, de tu estilo de conducción o hasta del estado del tráfico.

Y, por otro lado, si resulta que tienes acceso a un punto de recarga gratuito (que ya hay bastantes en centros comerciales y supermercados)… pues, obviamente, para esas ocasiones el coste de la eléctrica sería CERO, y sin embargo, que yo sepa, nadie regala gasolina.

Entonces, ¿supone mucho ahorro alrededor de 475 € en 15.000 km?

Mano echando una moneda a una hucha de cerdito

Con una moto eléctrica puedes ahorrar más de un 80% de lo que gastas en gasolina hoy.
(Imagen: Christian Dubovan)

Pues eso tienes que valorarlo tú. Como he dicho, he puesto una cifra muy baja de consumo para las motos de gasolina (3L). Podrían ser 600 €, 700 € o más de ahorro real perfectamente. También habrá quien no haga ni 10.000 km al año, así que esto no te va a sacar de pobre, desde luego, pero está bastante bien.

Por contra, si los recorridos son casi siempre extraurbanos, habría que hacer otros cálculos, menos favorables y con muchos más inconvenientes a día de hoy para las motos eléctricas.

Pero es que el combustible es sólo un factor de ahorro

Claro.

Para hablar en justicia de todas las ventajas económicas de una moto eléctrica, tendríamos que valorar no sólo el ahorro en combustible, sino también el coste del mantenimiento, que a largo plazo es mayor que el del combustible. Pero en ese tema entraremos en el segundo artículo de esta serie.

También quisiera añadir un alegato final sobre este artículo, pues se titula (engañosamente) Factores para decidir la compra de una moto eléctrica… como si hubiera alternativa. Y es que no la hay. Bueno, quizás hoy sí, pero dentro de pocos años, no. Lo único que decidirás dentro de un tiempo es si tienes moto o no.

Gasolinera vacía

¿No se te parte el corazón de verlas vacías? A mí tampoco  (Imagen: Balázs Kadlicskó)

Ahora bien, tampoco nos emocionemos tanto con el ahorro.

Nos liberaremos de las gasolineras, sí, vale, de acuerdo… pero es una ilusión de libertad.

Sólo será libertad real si logramos generar nuestra propia electricidad en la cantidad suficiente como para autoabastecernos, y eso está lejos de ser viable. Lo que ocurrirá a corto plazo es que nos ataremos mucho más a las empresas eléctricas.

Ahora estamos en un momento de transición de un modelo energético a otro. Es un buen punto para hacerse con una moto eléctrica de coste no muy elevado y así aprovechar al máximo todas las ventajas económicas que pueda ofrecer. Pero ojo, que no todas las motos eléctricas salen rentables, por supuestísimo que no. Hay muchas cuya única virtud es no emitir gases durante su uso, que no es poca cosa, pero a un precio inasumible para el consumidor medio.

Además, algún día no muy lejano, los gobiernos irán trasladando el grueso de los impuestos que sacaban de los combustibles fósiles también a la factura de luz (ya están en ello, de hecho). Se acabarán las bonificaciones por matriculación, por circulación, el estacionamiento gratuito y demás.

Un breve ejemplo: Australia ya ha comenzado a implantar un nuevo impuesto a las recargas de vehículos eléctricos. ¿Cuánto crees que tardará en expandirse a Europa esta práctica?

Si la escalada de la factura de la luz ya ha sido insultante en los últimos años, vas a flipar con lo que nos espera, pues no va a hacer más que subir y subir continuamente por el aumento de la demanda y porque… el Estado quiere su pasta, señores, y que no se note mucho que el españolito medio paga, aproximadamente, el 77% del salario neto anual en impuestos.

Ahí te dejo con ese dolor.

Pablo Ortiz

Imagen de portada y cabecera: Nelly Antoniadou desde Unsplash

¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

Si te gusta lo que ves, apúntate y recibirás un aviso en tu correo con las novedades de Akira Motos. Y si no te gusta, pues no, pero te sigo queriendo igual (o puede que no, pero no importa)

Lo siento, pero tu dispositivo es demasiado pequeño para reproducir adecuadamente el portal web de Akira Motos.

Por favor, inténtalo de nuevo desde un móvil de mayor tamaño, una tableta o un ordenador.

Si el problema sigue sin resolverse, por favor, escribe a info@akiramotos.com y haré todo lo posible por ayudarte.

Disculpa las molestias.