La moto de Tesla

Moto Tesla Model C

A estas alturas, ya hay poca gente que no conozca, aunque sea de oídas, a la marca de vehículos eléctricos Tesla y a su creador, el visionario y algo controvertido Elon Musk.

La trayectoria emprendedora del señor Musk es de esas que se ven muy pocas veces en la historia. Fue cofundador del sistema de pagos online PayPal y, tras su posterior venta multimillonaria a eBay, pudo dar alas a otros muchos increíbles proyectos empresariales.

Entre sus ambiciosos objetivos se incluyen viajar a Marte (SpaceX), proporcionar internet asequible a todo el planeta (Starlink), conectar nuestros cerebros a una inteligencia artificial (Neuralink) o crear túneles de vacío que permitan viajar a velocidades estratosféricas por la superficie terrestre (The Boring Company), entre otros.

Elon Musk junto a imágenes de SpaceX y la NASA

Si esos objetivos son razonables, sensatos, viables o no, es algo que no forma parte de la intención de este artículo.

Pero ojito con lo que piensas al respecto, porque también se planteó en 2006 ser el primer fabricante de coches eléctricos del mundo partiendo de la ignorancia más absoluta y ahí lo tienes ahora. Sin duda, es alguien que se propone hacer cosas aparentemente imposibles y lo logra.

Primero se propuso crear un medio de pago único para internet, al margen de corporaciones bancarias y gigantes como Visa, MasterCard o American Express… y lo hizo. Seguro que al principio también parecía algo absurdo, pero acabó adelantando por la derecha a las empresas más poderosas del mundo.

Elon Musk junto a un monitor de ordenador con el logo de PayPal

Elon Musk (derecha) posando orgulloso ante una referencia a su criatura (año 1999)

Y con los coches ha hecho lo mismo. Ha humillado a todas las grandes marcas sin haber fabricado un coche en su vida. Se calcula que, tecnológicamente hablando, sus vehículos están unos 5 ó 6 años por delante de las propuestas de su competencia.

Tesla es, desde hace tiempo ya, la marca líder en coches eléctricos, a años luz del segundo puesto, y es el fabricante de automóviles con mayor cotización de mercado de todas. En diciembre de 2020, el valor bursátil de Tesla era superior a la suma de Volkswagen, Mercedes-Benz, Toyota, General Motors y BMW. ¿Cómo te quedas?

Lo más cerca que Elon Musk estuvo de hacer una moto

En noviembre de 2019, cuando las ventas de sus vehículos eléctricos ‘normales’ ya iban a un ritmo inmejorable, Elon Musk decidió presentar al mundo su Cybertruck. Con este nombre tan pomposo se refería a una camioneta tipo pick-up (muy del gusto norteamericano), enorme y de líneas exageradamente rectas.

Tesla Cybertruck en el desierto

Aquella presentación se hizo famosa en el mundo entero, no por el vehículo en sí (que también), sino por incluir una de las pifias en directo más épicas que se recuerdan.

Resulta que una de las características del cochecito es que era poco menos que indestructible, lo cual incluía a los cristales. Entonces, para ponerlos a prueba, lanzaron unas bolas metálicas contra ellos, que supuestamente debían rebotar como si nada… pero no lo hicieron. Los cristales se destruyeron como ocurriría en cualquier vehículo normal, y la cara de Elon Musk era un poema.

Si quieres rememorar tan maravilloso momento, te dejo el vídeo aquí abajo.

En fin, no creo que a nadie le importase demasiado si los cristales del Tesla Cybertruck eran irrompibles o no, pero fue una lección de humildad importante, y seguramente alguien del equipo de desarrollo acabaría con problemas ese día, pues Musk tiene fama de ser una persona exigente hasta lo enfermizo.

Pero a lo que íbamos.

Resulta que un ‘complemento’ para el Cybertruck era nada más y nada menos que un quad eléctrico, denominado Cyberquad, que podía subirse a la plataforma de carga trasera de la camioneta, que baja electrónicamente su suspensión trasera para ello.

El Cyberquad estaba previsto para salir a la venta en este 2021 (aunque eso lo afirmaron antes de llegar la pandemia), pero exclusivamente como extra si comprabas el coche, no como vehículo independiente, aunque dijeron que valorarían ofrecerlo por separado según las ventas.

Tesla Cyberquad en la presentación conjunta con el Cybertruck

Cybertruck, Cyberquad... ¿a qué esperamos para un Cybercacharro-de-dos-ruedas?

Mucha gente quiso ver en aquel movimiento un paso más cerca hacia una moto de Tesla. Al fin y al cabo, el quad es un cacharro ligero y con manillar. Y si podían hacer eso, podían hacer una motocicleta eléctrica, ¿no? Todo parecía indicar que, tarde o temprano, Elon Musk acabaría anunciando un vehículo de dos ruedas, cosa que mucha gente desea.

Por desgracia, nada ni remotamente parecido ha ocurrido aún. Sin embargo, hay quien ha querido ver rayos de esperanza en lo que te voy a contar ahora.

Tesla Model C: la visión de Drake Nolte y Jack Morris

Hace un par de semanas, estos dos señores, que son miembros de Kiska Design (empresa de diseño industrial que crea, entre otras, las líneas de todas las motos de KTM), presentaron un proyecto conceptual denominado Tesla Model C, cuyas imágenes nutren a este artículo.

Estos dos diseñadores han hecho una propuesta abierta a la marca del señor Musk, imaginando cómo podrían ser esa hipotética moto eléctrica fabricada por Tesla.

Tesla Model C, el proyecto de Drake Nolte y Jack Morris

Como puedes apreciar por las imágenes, se trata de una visión realmente original y diferente a todo lo que existe actualmente. En realidad no está del todo definida, pues, como se puede ver en las distintas imágenes, el diseño va cambiando entre unas y otras.

Para empezar, nos encontramos con un asiento completo, con respaldo y plataforma para las piernas, pareciendo más el cockpit de un Fórmula 1 que el puesto de conducción de una moto. En cierto modo, la parte trasera recuerda bastante a la de la moto de Akira, lo cual es un ejemplo más de la influencia de este icono de la ficción.

Perfil de la moto Tesla Model C

Esta Tesla Model C tiene una figura asombrosamente larga y baja. Vas sentado a la altura de las ruedas, y bajo el asiento irían colocadas las baterías. El motor, según las indicaciones de los diseñadores, va integrado en la rueda trasera.

Una idea genial es que en los laterales del asiento, dos piezas horizontales de protección durante la conducción, a la hora de estacionar, girarán hasta contactar con el asfalto, transformándose en un nuevo concepto de caballete realmente original y elegante.

Esquema de estacionamiento del Tesla Model C

Otro planteamiento innovador es un mecanismo que hace que el vehículo se comprima y el asiento se eleve para poder acceder a él con mayor facilidad. No es una mala idea, ya que el asiento está casi a ras de suelo, aunque tengo mis dudas de si algo así realmente funcionaría bien.

Elevación de asiento moto de Tesla

Otras propuestas revolucionarias que se han sacado de la manga son la eliminación del manillar para colocar una especie de volante minimalista (que recuerda un poco a El coche fantástico / Knight Rider), y que nadie ha explicado cómo se supone que funciona en conjunción con la horquilla delantera. Es lo maravilloso de los conceptos: el papel lo aguanta todo, por absurdo o irrealizable que sea.

Volante del Tesla Model C

—KITT, te necesito

Por último, pero no menos importante, nos encontramos con otro detalle revolucionario, que es un display de realidad aumentada ante los ojos, para mostrar todo tipo de información sobre el vehículo, la circulación y la ruta. Eso sí, aquí parece que han cometido un error de cálculo, pues no da la sensación que hayan tenido en cuenta que en Europa el uso de casco es obligatorio (en la mitad de los EE.UU. no lo es).

En fin, sea como fuere, este proyecto conceptual no parece que vaya a ir demasiado lejos, por desgracia. Aunque a mucha gente nos gustaría ver algo así de rompedor a la venta algún día, me temo que no creo que pase de ser un ejercicio de estilo curioso. No veo a Elon Musk comprándoles la idea a estos señores.

Drake Nolte y Jack Morris probando la postura de conducción de su concepto

Drake Nolte y Jack Morris haciendo un análisis básico de ergonomía

La cuestión que se nos plantea aquí es la siguiente:

Después de un éxito arrollador, de tener en proyecto camiones, deportivos extremos, todoterrenos y quads… ¿Dónde está la moto Tesla? Musk ha dado vida a toda clase de vehículos, incluyendo cohetes espaciales, satélites y cápsulas terrestres. Entonces, ¿por qué no crea una moto, una especie de Cyberbike? ¿Cuál es el problema?

Por qué no hay una moto Tesla y (probablemente) nunca la habrá

Verás: todo tiene una explicación. Y en este caso no se trata de motivos técnicos, ni económicos. Ni siquiera lógicos. Sin embargo, hay una razón muy humana detrás de ello.

He reservado la cuestión para el final de manera deliberada, pero la realidad es que esto se sabe al menos desde 2018. Por aquel entonces ya se le preguntó a un exitoso Elon Musk si iba a crear una motocicleta eléctrica. Parecía un paso lógico dentro de su evolución.

Elon Musk fumando marihuana (2019)

Elon Musk fumando cigarritos de la risa en una entrevista (2019)

Entonces él dijo que nunca haría algo así. De joven, él tenía moto, y también practicaba motocross, algo que le gustaba bastante. Sin embargo, a los 17 años, sufrió un accidente de tráfico con su moto en el que casi se mata chocando contra un camión, y aquello, como era de esperar, le dejó marcado para siempre.

Elon Musk considera que las motos son vehículos muy peligrosos y ha rechazado tajantemente fabricar una motocicleta eléctrica. Ni ahora ni en el futuro. Se lo volvieron a preguntar cuando presentó el Cyberquad y volvió a decir lo mismo. No hay opciones.

Algunos han llegado a deducir que deja la puerta abierta a hacer una moto exclusivamente enfocada al off-road, pero nada de eso parece basarse en hechos.

La única realidad aquí es que uno de los hombres vivos más audaces (y poderosos) del mundo no va a fabricar una moto eléctrica porque tiene… miedo. Le parece seguro viajar a Marte, pero las motos ‘son peligrosas’. No me digas que no es poético.

Mucha gente dentro de la empresa Tesla querría hacer una moto. Saben que sería un gran negocio y, además, el público lo está deseando. Sin embargo, tienen claro que no hay nada que hacer porque el jefe no quiere.

Volante del Tesla Model C

En fin, ojalá en el futuro algo le haga cambiar de opinión y nos ofrezca la moto eléctrica más segura de la historia. Esa sería la forma correcta de hacer las paces con su pasado. Una moto bajo la marca Tesla, con el prestigio que ya tiene, tendría el éxito garantizado.

Lo cierto es que ya hay muchas marcas que han cogido una ventaja importante en la carrera por el liderazgo de las motos eléctricas. Seguro que, eso sí, todas ellas se alegran una barbaridad de que la moto de Tesla no exista jamás. Nosotros, no.

Pablo Ortiz
¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

Si te gusta lo que ves, apúntate y recibirás un aviso en tu correo con las novedades de Akira Motos. Y si no te gusta, pues no, pero te sigo queriendo igual (o puede que no, pero no importa)

Lo siento, pero tu dispositivo es demasiado pequeño para reproducir adecuadamente el portal web de Akira Motos.

Por favor, inténtalo de nuevo desde un móvil de mayor tamaño, una tableta o un ordenador.

Si el problema sigue sin resolverse, por favor, escribe a info@akiramotos.com y haré todo lo posible por ayudarte.

Disculpa las molestias.